Calaverita

Estándar

Escrita por Ximena, de once años

y que, aunque chiquita,

sabe que tenemos de presidente a un imbécil

Ya se murió Peña Nieto
ya lo llevan a enterrar
se cansó de gobernar
nomás se quedó muy quieto

Lo acompaña Calderón
también viene Josefina
con cara de chilindrina
y Fox con Martha Sahagún

Le gustaba vender puestos
y mentiras imprimir
le gustaba reprimir
a estudiantes y maestros

Porque nunca le fue bien
cuando estudió la primaria
ni acabó la secundaria
ni aprendió a leer muy bien

Hoy se pregunta la muerte:
¿Cómo llegó a presidente?
¿Cómo engañó a tanta gente?
¿Por qué me tocó este cliente?

¡Desgraciada!

Estándar
A propósito de Elba Esther —¡tanto que pienso en ella!—, desempolvé esta nota que envié a la maestra de español de mi sobrino hace casi cuatro años. Es increíble que esta pinche vieja —Elba Esther, no la maestra de mi sobrino— tenga más de un cuarto de siglo dedicada a pervertir la educación del pueblo mexicano.

México, D. F., a 19 de marzo de 2009.

Miss *******:

Con todo respeto, me dirijo a usted para comentar acerca de la tarea del día 13 de marzo. En ésta, calificó a Rodrigo con un siete porque no escribió frases en tiempo futuro.

Las instrucciones no señalaban que el verbo en sí debía estar en tiempo futuro. Aquí tenemos el caso de «vamos a nadar», «van a conseguir» y «voy a acompañar», son sintagmas verbales o — de manera específica— sintagmas de tiempo, compuestos de un verbo en la primera persona del plural —que es el núcleo sintáctico—y otro en modo infinitivo. Estas frases verbales se consideran constituidas por un verbo, una preposición y un verboide, y —en esto ejemplos— son equivalentes al tiempo futuro del indicativo. Los verbos, ¡todos!, quedaron dentro del círculo que se pedía en el ejercicio.

Aprovecho para hacer otra observación: En una de las listas de palabras aparece la palabra rayadura, que no existe en el idioma español. En cambio, ralladura sí, que se refiere a lo que queda rallado o desmenuzado [el instrumento que sirve para rallar, digamos el queso, y que llamamos rallador, también se conoce como rallo]; esta acepción viene del verbo antiguo raer. También se conoce como ralladura al surco que hace algún otro tipo de rallo, a veces con fines decorativos en frutas o verduras. La etimología popular asocia este último significado a las rayas y al verbo rayar, cuyo origen está en el fenómeno conocido como rayo. Sin embargo, aquí los sustantivos correctos serían rayón o rayado, [vb.: cuaderno rayado].

Espero no sonarle pretencioso o pedante, y le reitero mi respeto.

Atentamente:

Rubén Pesquera Roa

Feralidad

Estándar

Encontraron siete cadáveres más, atados de manos, con quemaduras de cigarro y con balazos en la frente. Las autoridades aseguran que se trata de una nueva jauría de perros que se escindió de la otra, y que tiene nexos con el oso ruso del Circo Atayde.

¿Por qué la despenalización del uso de las drogas no es un mito?

Estándar

Lo escribí hace un par de años:

Antes que nada, bastaría con considerar la falacia toral: ninguno de los supuestos contrarios DESEA QUE SE ESTABLEZCA UN MARCO LEGAL PARA EL USO DE LAS DROGAS, a los narcotraficantes se les acaba el negocio, y a los que —dentro del gobierno, ejército, empresas privadas (!)— medran con los recursos para combatir el crimen —armas, telecomunicaciones, y una larga lista de etcéteras—, pues también se les acaba. Es decir, todos los factores en esta lucha quieren lo mismo, que las drogas sigan siendo ilegales.

Los criminales que en este momento se dedican al crimen organizado no van a ser AMNISTIADOS —lo que se implica en los comentarios de Calderón Hinojosa—, éso sería estúpido. Pero también debería seguirse el proceso correspondiente a políticos, militares y policías coludidos con los narcos; ¡trátese de quien se trate, familiares o no de las más encumbradas familias mexicanas, o de quienes se enriquecen a través de sus familias políticas, en sus dos sentidos!

Insisto, Calderón no es valiente porque gaste millones de dólares en campañas de imagen para convencer al pueblo. Yo pienso que es un cobarde que no se atreve a enfrentar a la élite que se dedica al tráfico de estupefacientes, sean criminales standard, o políticos, policías y militares corruptos. La otra opción es que también él esté haciéndose millonario con esta ‘guerra’, y sólo juega la parte que le tocó jugar, esgrimiendo su ‘Ley’…
Es la violencia lo que tiene subyugada a la Nación, no el uso de las drogas. ¿Que necesitan delitos que perseguir? Ahí está la tala ilegal, en manos de empresas privadas; ahí está la trata de blancas; con importantes nexos en los sectores turísticos y del entretenimiento; ahí está la evasión de impuestos, Televisa, Televisión Azteca, etc…. Y así ad infinitum